El dilema de invertir en un entorno de tipos cero

Luis Merino,
Responsable de Renta Fija, Mixto y Fdf en Santalucía AM

-

En nuestra opinión, 2021 es un año de transición para los mercados de renta fija. Tras la pronunciada recesión de las principales economías en 2020, provocada por el Covid, se desplegaron potentes medidas expansivas de política fiscal y monetaria a nivel global. Posteriormente, con el incremento de las vacunaciones, liderada por países como Estados Unidos y Reino Unido, el optimismo es creciente en las principales economías occidentales respecto a una potente recuperación global en 2021 donde se espera un crecimiento récord del 6% (PIB global según el FMI). Sin embargo, las medidas paliativas por la falta de movilidad tras la pandemia, siguen vigentes, lo que unido al fuerte incremento del precio del crudo y las materias primas hace inevitable un repunte de la inflación a niveles superiores al objetivo de los bancos centrales del 2%.

Por tanto, las curvas de tipos de interés han comenzado a descontar mayores tasas de inflación a futuro con incrementos de los tipos a largo plazo, incrementando las pendientes, movimiento más acentuado en EE.UU. y gradualmente acompañado por las curvas de tipos europeas.

En este contexto nuestro posicionamiento de renta fija es prudente y conservador, tratando de proteger las carteras, focalizando nuestra inversión en los plazos cortos, principalmente en crédito corporativo, con una gestión activa que incluye coberturas activas de riesgo de tipo de interés a través de venta de futuros.

Además, proponemos la sobreponderación en el sector financiero, cuyos bonos se benefician de robustos balances bancarios muy fortalecidos por la regulación, que ha conseguido reducir la probabilidad de default de los emisores en los últimos 10 años. Actualmente su ratio de impago es muy inferior al de otros sectores.

Por tanto, nuestra recomendación es infraponderar la duración de las carteras y para aquellas inversiones, como puntas de tesorería, con máxima aversión al riesgo, preferencia por la liquidez y con el foco en la preservación del principal, nuestra solución es Santalucía Renta Fija Corto Plazo, un fondo de inversión con liquidez diaria y baja volatilidad, para el que recomendamos un horizonte temporal de 12 meses optimizando así el binomio rentabilidad/riesgo.

Rentabilidades anuales del fondo Santalucía Renta Fija Corto Plazo:

En 2021 (a 30 de abril): +0.23%

En 2020: +0.77%.

En 2019: +1.60%

Rentabilidades acumuladas del fondo Santalucía Renta Fija Corto Plazo:

A 12 meses: +2,39%

A 3 años: +1.62%

A 5 años: +1.80%

 

Imagen: Gerd Altmann / Pixabay


 

Luis Merino

Luis Merino

Responsable de Renta Fija, Mixto y Fdf en Santalucía AM.
Master en Management, Harvard University, Boston, USA. Licenciado en Empresariales, Universidad San Pablo CEU. Madrid. Master en tipos de interés y derivados, UNED
Profesor en el IEB y el Instituto BME. Experiencia de 25 años en mercados financieros.
Experiencia anterior:
Director de Inversiones, CIO en Wealth Solutions
Gestor Director Fondos Renta Fija en Caixabank Asset Management.
Trader de renta fija en GVC S.V.B.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir este artículo

Últimos Artículos
Más leídos

Categorías

Encuentra todos los artículos de la revista ASSET Actualidad clasificados por secciones.