Buscar
Close this search box.

¿Es la energía fotovoltaica la solución para reducir la factura de luz de mi pyme?

Cesce

-

De acuerdo a los datos de Red Eléctrica, en abril de 2023 el consumo de electricidad por parte de hogares y empresas en España cayó un 13,5% con respecto al mismo mes del año anterior.

El incremento en el precio del gigavatio, unido al propio contexto de crisis, son las dos razones que explican este descenso pero, en el caso particular de las compañías, muchos expertos afirman que hay que sumar un hito más: el crecimiento en el autoconsumo gracias a la instalación de paneles solares. A continuación, te explicamos cómo puede tu pyme optar a ponerlos y encima a un coste asumible, mientras en paralelo te aseguras suministro eléctrico para el futuro reduciendo sensiblemente tu factura de la luz.

Algunas recomendaciones previas

Antes de ir hacia delante e instalar paneles solares en la oficina, conviene preguntarse cómo se puede reducir el consumo de energía a través de medidas más sencillas. Para lograrlo, el primer paso es analizar la tarifa de la luz que se tiene contratada. Como en España existen muchas comercializadoras, lo más oportuno es ponerse en contacto con algunas de ellas para que estudien el consumo de luz de la empresa y ofrezcan una tarifa que se adecúe a esa situación, ya que es posible que consumamos la mayor parte de la energía a unas horas determinadas.

A continuación, conviene estudiar la distribución de la oficina con respecto al sol. Disponer de ventanas y de una buena iluminación posibilita que no se tenga que consumir tanta luz artificial. Del mismo modo, es posible que haya que reubicar los puestos de trabajo para aprovechar mejor la luz natural.

Por otro lado, también puede ser una buena decisión invertir en equipos nuevos que tengan una mejor calificación energética y que, por lo tanto, nos permitan ahorrar energía. En esta línea, contar con un termostato inteligente también servirá para abaratar el coste de la factura eléctrica mientras se procura un mejor entorno laboral para los empleados. Invertir en iluminación LED también suele ser una buena decisión.

Beneficios de las instalaciones fotovoltaicas

Para una empresa, disponer de una instalación fotovoltaica aporta un importante abanico de ventajas, entre ellas:

  • Posibilita contar con energía abundante y, en principio, inagotable.
  • Se transmite a los stakeholders una imagen de preocupación por el planeta y de apuesta decidida por la sostenibilidad.
  • Los paneles solares apenas precisan de mantenimiento y su vida útil promedio ronda los 30 años.
  • La energía se produce y se consume en el mismo lugar, por lo que no precisa ningún entorno para su transporte ni tampoco para su almacenamiento.

Una compañía puede optar por dos tipos de instalaciones solares. Por un lado, está la instalación solar conectada, que necesita de un generador, ya que se pone en funcionamiento en lugares en los que no hay acceso a la red eléctrica. Este puede ser el caso de una fábrica en mitad del campo. Por el otro lado, se encuentra la instalación solar conectada a la red, que cuenta con placas solares y una conexión a la red eléctrica convencional. De este modo, es posible combinar la energía que se produce con las placas solares y la que llega a través del suministro eléctrico habitual.

Ayudas para la instalación

La transformación del sistema energético actual a uno 100% renovable es uno de los pilares fundamentales del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR), la estrategia española para acogerse a las ayudas del fondo europeo Next Generation EU. Para lograrlo, se van a publicar hasta 2026 distintas convocatorias para extender el uso de las energías renovables, fomentando el despliegue de instalaciones de autoconsumo.

Por el momento, la principal norma en este sentido es el Real Decreto 477/2021 para la concesión directa a las comunidades autónomas de ayudas para la ejecución de programas de incentivos ligados al autoconsumo y al almacenamiento con fuentes de energía renovable. Este Real Decreto prevé unas ayudas de 660 millones de euros, ampliables a 1.320 millones, para instalaciones de autoconsumo, almacenamiento energético y climatización con energías renovables. Desde hace algunos meses, algunas comunidades autónomas ya han publicado convocatorias para el reparto de estas ayudas.

Entre los programas de subvención directa que estarán en vigor hasta 2026 cabe destacar desde la óptica de las empresas el centrado en los costes de la edificación de una instalación fotovoltaica, que van desde el 15% para las grandes empresas hasta el 45% para las microempresas. Las medianas empresas tendrán una subvención del 25%. En cuanto al almacenamiento, las subvenciones en los costes serán del 45% para las grandes empresas, del 55% para las empresas medianas y del 65% para las microempresas.

Compartir este artículo

Categorías

Encuentra todos los artículos de la revista ASSET Actualidad clasificados por secciones.