Cerramos un año que para ASSET ha sido de crecimiento, más de 1.200 personas asistieron a nuestras cuatro jornadas de Madrid, Barcelona, Bilbao y Valencia. Si las dos primeras eran ya un clásico en la agenda de los financieros este año hemos consolidado las de Bilbao y Comunidad Valenciana. Eso nos permite afirmar que ya somos una organización con verdadera implantación nacional. Nuestro reto es extender nuestras jornadas a otras grandes ciudades del país.

Este trabajo se pudo realizar con savia nueva en nuestra junta que registro nuevas incorporaciones que trabajan codo con codo con otros directivos ya experimentados. Este fue también el año de cambio de Presidente tras un mandato largo y fructífero de Josep Badia, que ha pilotado la transición de nuestra asociación y al que tanto debemos.

Nuestro objetivo es seguir incorporando directivos financieros a posiciones de responsabilidad en ASSET, en especial mujeres. No fue casualidad que en las jornadas una de nuestras ponentes fue Margarita Álvarez, designada por Forbes como una de las 50 mujeres más influyentes de España.

Junto a la implantación territorial y reforzar el rol de la mujer otra de las apuestas fundamentales de ASSET ha sido el desarrollo del programa de RSC. La primera de las acciones que hemos llevado a cabo fue el acuerdo entre Born to Learn y Diners Club para apoyar la escolarización en Tanzania.

ASSET crece, es más dinámica y está más cerca de sus socios lo que ha permitido reforzar la relación con nuestros patrocinadores, pieza fundamental de nuestro trabajo. A todos ellos, muchas gracias.

Nuestra asociación también afronto un 2019 un proceso de internacionalización, mirar hacia el exterior ya es más que una obligación, es lo cotidiano en nuestro trabajo. Un buen ejemplo de ello fueron nuestros premios, uno de los cuales recayó en EMPTY, la empresa que ha desarrollado el proyecto del Museo Nacional de Qatar y que compartió podio con el CFO de otra empresa global como Mahou San Miguel.

ASSET ha reforzado, también, este año su posición institucional tanto en el ámbito académico con la participación en programas de la UAM así como con las administraciones públicas nacionales, autonómicas y locales surgidas de los procesos electorales.

Llegamos a la tercera década del siglo XXI sin dudas sobre nuestra razón de ser pero si con la inquietud de seguir cambiando al ritmo que nos exige el mercado y nuestros socios.

Gracias por la confianza de todos durante el año que termina. Nuestros mejores deseos a todos los directivos financieros para el 2020.