Una de las peculiaridades del puesto de director financiero o CFO es que ahora es más digital que nunca. A estos profesionales ya no solo se les exige un sólido conocimiento del área financiera y la contabilidad, también del software y demás herramientas digitales que pueden contribuir a que su trabajo sea más rápido y efectivo.

Esto implica que para todos aquellos que quieren llegar a ser directores financieros, y para los que ya lo son, pero quieren seguir progresando en su carrera, el manejo de la informática es algo totalmente necesario.

Dejando atrás los viejos sistemas

Excel ha sido durante años la herramienta estrella en los departamentos de contabilidad. Con él es sencillo elaborar hojas de ingresos y de gastos e incluso convertir los datos en gráficas que ayudan en la generación de los informes que se presentan posteriormente a la dirección de la empresa.

Pero este programa ofimático también tiene algunas ineficacias. Para empezar, resulta inseguro, puesto que cualquiera con acceso al ordenador puede ver todos los datos. Además, es demasiado genérico y los datos acaban ocupando mucho espacio. A ello se suma la imposibilidad de tener acceso remoto a los archivos y la inexistencia de un sistema de seguridad que permita guardar una copia de los datos.

Con la llegada de nuevos sistemas el programa de Microsoft se ha quedado algo obsoleto, por lo que muchas empresas ya han comenzado a hacer el cambio hacia herramientas más avanzadas para una completa gestión de la contabilidad.

Nuevas herramientas fundamentales para el CFO

Conceptos como aplicaciones en la nube (Cloud), Big Data o blockchain no deben ser desconocidos para quienes trabajan en el área de finanzas de las empresas.

En un entorno tan cambiante y tan competitivo es responsabilidad del departamento de finanzas asegurarse de que la empresa está consiguiendo sus objetivos en términos económicos. E incluso, si no lo está haciendo, proponer alternativas de cambio.

Esto requiere actuar rápido, algo que solo se puede hacer si se cuenta con herramientas digitales de última generación. De ahí la importancia del Big Data y el blockchain.

Estas tecnologías permiten trabajar con miles de datos a la vez y analizarlos casi de forma instantánea. Es más, cada vez que se introduce un dato nuevo, la herramienta hace los ajustes necesarios en el mismo momento.

Así, el CFO se asegura de tener siempre a mano información en tiempo real que le facilita el proceso de toma de decisiones.

Los datos que proporcionan los softwares de gestión contable son de gran utilidad a la hora de hacer el balance de resultados de la empresa, pero también ayudan en la elaboración del plan estratégico.

Si el director financiero sabe usar bien estas herramientas y analizar adecuadamente los datos que le dan, puede extender su influencia más allá de su departamento, convirtiéndose en una pieza clave a la hora de tomar decisiones que afecten a toda la empresa.

No cabe duda, la tecnología es esencial hoy por hoy para todos aquellos que trabajan en los departamentos financieros, y lo será todavía más de cara al futuro.

Autor: Óscar López
www.ekon.es