Nos acercamos al ejercicio de presupuestación. Y éste está cada vez más condicionado por el entorno económico global. En mayor medida, en las cada vez más numeras empresas más internacionalizadas. La dificultad de presupuestar radica en la percepción de deterioro del ciclo y en el aumento de probabilidades de una recesión. Reaparecen los fantasmas de 2007/2008 (crisis global) o de 2011/2012 (segunda recesión en España). A estas alturas no es necesario entrar en las causas de la crisis de entonces, ya que son por todos conocidas. Lo que parece claro es que ahora las vulnerabilidades sin diferentes, así como los elementos que nos podrían llevar a una recesión. Aunque la lista es amplia, podríamos citar los siguientes:

  • Política comercial proteccionista por parte de EEUU. Desde 2017 la administración estadounidense ha desplegado una frenética actividad en política comercial. La erección de nuevas barreras se ha concentrado en las importaciones chinas (cuyo arancel medio podría llegar al 20% a finales de año), pero ha habido varios frentes: aranceles al aluminio y al acero, investigación sobre las importaciones de automóviles y amenaza a México a cuenta de la vigilancia de la frontera. Hasta el momento, el efecto directo se ha hecho notar en un descenso significativo de los flujos comerciales bilaterales China-EEUU. No obstante, hay que destacar que el impacto macroeconómico en ambos países ha sido limitado hasta el momento. Sin embargo, esta panoplia de medidas proteccionistas sí ha afectado al comercio mundial y a la actividad manufacturera, con descensos notables en ambas variables

Comercio mundial y producción industrial (% i.a.)

ASSET - David Cano

  • Descenso del crecimiento potencial chino. El potencial de crecimiento en China (la segunda economía del mundo, con un tamaño similar al de la UME en su conjunto) viene descendiendo de manera monótona. La contribución del capital se modera por los rendimientos decrecientes y la del trabajo por el envejecimiento de la población. Esta evolución, que implica un menor peso de la inversión en el PIB en favor del consumo, tiende a reducir la demanda de materias primas, bienes intermedios y bienes de capital, limitando el crecimiento de las exportaciones de otros países emergentes. A pesar de nuevos anuncios de estímulos, la impresión es que las autoridades económicas chinas se están preparando para una guerra económico-comercial larga con EEUU y prefieren moderar el uso de sus márgenes de política macroeconómica y financiera.

Crecimiento potencial y observado del PIB chino (% i.a.)

ASSET - David Cano

  • Salida del Reino Unido de la UE. A pesar de que hasta el momento se ha retrasado la salida efectiva, y de que un Brexit sin acuerdo sigue apareciendo como una decisión demasiado costosa para que ningún político la asuma, las dudas sobre este proceso está contribuyendo a la debilidad económica. Los mayores efectos se están notando en el comercio bilateral con los principales exportadores de la UE.
  • Baja inflación y tipos de interés reales. Con una población que tiende a envejecer y un exceso de oferta estructural de bienes, los tipos de interés reales caen, la demanda de inversión productiva es débil y la inflación es muy baja. Las curvas de rendimientos apuntan a que esta situación se va a prolongar en el tiempo, convirtiéndose en un rasgo duradero de la dinámica macroeconómica y financiera. La rápida reacción de los bancos centrales al empeoramiento de las perspectivas de crecimiento ha ahondado en los descensos de tipos de interés, afianzando la idea de que la política monetaria tendrá que ser extraordinariamente acomodaticia durante un largo período. El margen de actuación en política monetaria (y fiscal) es muy significativamente inferior al que existía en 2007.
  • Fuertes caídas de la demanda de automóviles. Una de las principales causas de la intensa recesión industrial que está experimentando la economía mundial es la situación que atraviesa el sector del automóvil. En un principio pareció un fenómeno europeo asociado a la nueva regulación de las pruebas de emisiones de gases. Pero se trata de un fenómeno global: las ventas de coches han caído con fuerza en China (el primer mercado) y lo están haciendo también en India (con un descenso de más del 40% interanual en agosto). Los determinantes de este desplome de la demanda son distintos según el país: en algunos casos se trata de excesos en el crédito al consumo; en otros la incertidumbre por la regulación y las dificultades a las que se enfrentan los coches con tecnología diésel.

    Crecimiento del PIB por áreas (variación interanual en %)

ASSET - David Cano

Italia (aunque “reconduciéndose”), Alemania (podría estar ya en recesión), Argentina (y su riesgo de impago), México y Brasil (decepcionantes tasas de crecimiento) son otros factores de incertidumbre de difícil predicción, pero que todos ellos apuntan a la misma dirección: riesgo a la baja en el crecimiento. Nuestro escenario no es, ni mucho menos, de recesión, pero sí conviene advertir de que el avance del PIB el próximo año podría ser, al menos en el bloque desarrollado, menor que este. Y también, claro, en España.

David Cano Martínez
@david_cano_m

Este DC’s Corner está elaborado a partir de textos del equipo de Afi Research.