Apenas ha finalizado el primer semestre de 2019 y tanto tesoreros como directores financieros —para los que la anticipación es una condición inherente al correcto ejercicio de su profesión— ya tienen la vista puesta en el final de 2019, e incluso en 2020. Si pensamos que las empresas no paran de evolucionar en un contexto económico con continuos cambios, las actuales perspectivas apuntan a un nuevo papel para estos profesionales. Así que aquí están algunas ideas y prácticas recomendadas para pasar de los buenos propósitos a la acción.

Ser un business partner para la empresa y guiarla en su transformación digital

En los últimos años ha cambiado mucho el papel de tesorero y su figura se ha ido consolidando dentro del departamento financiero de la empresa. En cuestiones como la política de tipos de cambio, la optimización de las fuentes de financiación, la gestión de la deuda o la garantía de la liquidez, los tesoreros han sabido presentarse como los expertos imprescindibles al servicio de la dirección y de las unidades funcionales que necesitan ayuda con estos asuntos, a veces espinosos. Es evidente que los tesoreros tienen la oportunidad de consolidar su posición participando plenamente en los proyectos de transformación digital a los que se deben enfrentar todas las empresas. Como las soluciones informáticas que utilizan para gestionar su actividad están disponibles en la nube, estas pueden responder eficazmente a la rapidez que requieren esos proyectos de transformación. Por lo general, también se puede acceder a ellas desde dispositivos móviles, con lo que responden a las actuales necesidades de los dirigentes de poder consultar los datos financieros o confirmar órdenes de pago sin importar donde se encuentren. En definitiva, dichas soluciones de nuevas generaciones también se conectan de forma más sencilla y eficaz con otros sistemas y, por lo tanto, se pueden integrar con más facilidad en un sistema de información ya existente vía las API (Application Programming Interface, o interfaz de programación de aplicaciones), por ejemplo.

Resumiendo, los tesoreros, también como business partners, tienen que implementar las soluciones que les permitan estar preparados para los retos de la revolución digital que están viviendo y no ser su víctima.

Aprovechar más los datos financieros para tomar mejores decisiones

Los datos son el quid de la cuestión. No cabe duda de que las empresas cada vez generan más datos internos y externos mediante las diferentes herramientas de gestión que utilizan. Lo que sucede es que solo una parte bastante escasa de esos datos se aprovecha realmente. Ahora bien, para una gestión de los resultados eficaz, es indispensable contar con todos los elementos que ofrezcan información. Un mayor conocimiento para anticiparse más y tomar mejores decisiones ha pasado a ser el mantra diario de los responsables financieros que, ahora, pueden hacer uso de soluciones integradas de BI (Business Intelligence).

Gracias a dichas soluciones, transformar los datos en información útil y pertinente para analizar la actividad y facilitar la toma de decisiones es un juego de niños. Poner en funcionamiento esas soluciones de BI, en tan solo unos días, permitirá a los responsables financieros una mejor gestión, toma de decisiones, anticipación, auditoría y control, así como ofrecer una mejor información a la dirección. Otro de los pilares fundamentales del movimiento de transformación digital que están viviendo las empresas es el control total de la actividad y de los equilibrios financieros más importantes, y, por supuesto, los tesoreros tienen un papel decisivo a la hora de aplicar dichas mejoras.

Garantizar la seguridad de los datos financieros y del entorno

La seguridad es una amplia cuestión que, en opinión de los tesoreros, solo se puede abordar de forma transversal para que sea efectiva. Por ejemplo, de poco sirve garantizar la seguridad de las transferencias de órdenes de pago con el interlocutor bancario sin haber garantizado antes la seguridad del circuito de aprobación de esas órdenes; es decir, hay que garantizar la seguridad de toda la cadena para ser eficientes. En todos los componentes que entran en juego en este proceso; que van desde la comprobación de los datos bancarios de los proveedores a los poderes de firma, pasando por el circuito de aprobación (en el que se incluyen los dispositivos de firma digital), la gestión de los poderes bancarios internos o, incluso, la creación y el control de terceros beneficiarios, es donde pueden aparecer brechas de seguridad, por lo que hay que garantizar la protección de todos esos componentes.

No obstante, la cuestión de la seguridad va mucho más allá del ciclo de pago. La mayoría de los datos que utilizan los financieros son sumamente valiosos y, obviamente, muy codiciados por los estafadores. En consecuencia, además de la seguridad de los procesos, es imprescindible proteger también las bases de datos financieros (como las bases de información bancaria). En este sentido, los sistemas en la nube disponibles en el mercado ofrecen una respuesta oportuna a esta cuestión que ha pasado a ser de vital importancia para todas las empresas. En todos los asuntos relacionados con la seguridad, los tesoreros, una vez más, tienen un papel determinante a la hora de proponer y utilizar dispositivos de lucha antifraude existentes y que han dado pruebas de su eficacia.

En la segunda mitad del año 2019 tendrán una nueva oportunidad de que el departamento «financiero y de tesorería» vuelva a ser un aliado clave en la toma de decisiones estratégicas de la empresa y participar plenamente en su transformación digital. Lo único que tienen que hacer es tomar las acciones e iniciativas que se hagan eco de cuestiones como las que acabamos de describir. Y, por supuesto, hay otros proyectos con los que pueden tener un papel más estratégico y ser el motor de la excelencia funcional. La decisión está en sus manos.


ACERCA DE KYRIBA

Kyriba es el líder mundial en soluciones de gestión financiera en la nube que permiten que los equipos de tesorería y finanzas con visión de futuro optimicen la gestión de tesorería y riesgos, los pagos y las estrategias de capital circulante. Kyriba ofrece una plataforma 100 % SaaS sumamente segura, una conectividad bancaria superior y un conjunto de soluciones perfectamente integradas

para el abordaje de los desafíos financieros más complejos de la actualidad. Con Kyriba, las organizaciones globales pueden agilizar los procesos clave, mejorar la protección contra fraudes y el cumplimiento de normas, y crear más oportunidades de crecimiento a través de un respaldo de decisiones y una previsión mejorados. Kyriba es el socio de confianza de más de 2000 empresas líderes, incluidas muchas de las principales marcas del mundo. Kyriba tiene su sede en Nueva York, y cuenta con oficinas en San Diego, París, Londres, Tokio y Dubái, entre otras ciudades. Para obtener más información, visite www.kyriba.com.