Una vez más, el salón Alimentaria, celebrado el pasado mes de abril, ha mostrado cómo el sector agroalimentario tiene un gran peso en la economía española, puesto que aporta una quinta parte de los ingresos procedentes de la industria. Su alta competitividad le ha valido posicionarse como el octavo a nivel mundial. No obstante, estas actividades cuentan con unos márgenes a menudo muy estrechos.

A la vez que ofrecen una alta calidad a los consumidores, tienen que hacer frente a la estacionalidad de los productos y el empleo
de una extensa cadena de proveedores. A través de la optimización de costes, Expense Reduction Analysts trabaja para hacer
aflorar beneficios que permiten mantener la alta competitividad de las empresas, e invertir en su desarrollo y crecimiento. Tanto en el ámbito de la alimentación como en el resto de sectores en los que trabaja el equipo de expertos de Expense Reduction, que destaca por su gran especialización en las distintas categorías de gasto.