Solo el 3% de los directores financieros conoce el crowdlending como alternativa de financiación

A pesar del impulso que ha vivido el sector del Crowdlending, en los últimos dos años, aún sigue siendo un gran desconocido entre los directivos que manejan las finanzas de grandes compañías. Poco a poco se van incorporando alternativas de financiación no bancaria como herramientas habituales dentro de grandes organizaciones, optimizando así sus estrategias para aumentar la calificación crediticia y mejorando su poder de negociación. Pese a todo esto, aún le queda mucho trabajo al sector para evangelizar este modelo de negocio. Según una encuesta realizada por la Asociación Española de Financieros de Empresa, ASSET, que agrupa a los directivos financieros de las principales empresas del país, ha constatado la poca penetración de las alternativas financieras entre las empresas que gestionan. Por ello, junto a Arboribus, plataforma de crowdlending pionera en España con el primer préstamo a una empresa, colaborarán estrechamente para difundir qué es este modelo de negocio, cómo funciona y las ventajas que tiene incorporar este nuevo proveedor financiero.

Tener las fuentes de financiación diversificadas ha supuesto un factor de vital importancia durante la última gran crisis y sigue siendo un tema de máxima actualidad. La reciente adquisición del Banco Popular por parte del Santander ha consolidado todavía más el mapa bancario a disposición de las empresas. Estos números todavía son modestos en un mercado donde la banca tradicional tiene la práctica totalidad del pastel de las empresas que se endeudan para crecer.

En los datos de la encuesta realizada a 350 directores financieros de ASSET en el marco de las jornadas de la asociación en Barcelona y Madrid, se demuestra que, durante 2016, el 79% de las empresas se financian con deuda bancaria, mientras que el 21% ha utilizado fuentes como el crédito oficial (4%), el capital riesgo (6%) u otras alternativas entre las que no está el crowdlending (11%).

Arboribus ha confirmado que solo el 3% de las empresas que cumplen los requisitos para ser financiadas conocen el crowdlending. “El cambio que se visualiza en el sector es radical, en 2013 en España nadie lo conocía”, comenta Josep Nebot, cofundador de Arboribus, que concluye, “hemos hecho cerca de 300 préstamos a empresas con facturaciones de hasta 40 millones e importes de hasta 500.000€. Sin embargo, cada semana hablamos con cientos de directores financieros de empresas con buena solvencia, en crecimiento, y somos conscientes de que todavía hay que hacer mucha difusión del concepto y de sus ventajas”.

Por otro lado, en relación a la plataforma, Lluís Calaf, director general de ASSET, comenta que “es muy importante que desde la dirección financiera se trabaje para incorporar nuevas herramientas financieras que no dependan entre sí, descorrelacionadas, que permitan realmente mejorar la competitividad de la empresa a largo plazo. El crowdlending, como alternativa fuera de la CIRBE puede sin duda ayudar en este proceso”.

Con los cambios que está sufriendo de un sector en continua reestructuración, hoy en día afectado por las fusiones y un posible “oligopolio” bancario, es necesario desmitificar las nuevas alternativas de financiación ante los responsables de las finanzas de las empresas, consiguiendo hacer uso natural de las nuevas alternativas.

Leer noticia en El Mundo Financiero »
Leer noticia en Fintech Move »